Especiales

Momentos Épicos #006 – Hollow Bastion y Kingdom Hearts

Hay juegos que estremecen todo tu ser, hay juegos que te generan emociones de principio a fin. Pero, pocos juegos transmiten de manera satisfactoria esa emoción, ese sentimiento de querer más, y otros menos, logran entregarte momentos épicos que se te queden plasmados en tus memorias como si realmente los hubieses vivido en carne propia.

Eso me generó Kingdom Hearts la primera vez que lo jugué. Un sentimiento de descubrimiento, de aventura, de sentir por un momento que no estás aquí y que estás siendo parte de un viaje enorme y de importancia colosal y, mientras que el juego en general logra proyectar todo esto, hay un momento que marca el climax de la historia, que te da respuestas, que te pone frente a frente con lo que estabas buscando, que te hace sentir que todo lo que viajaste te llevó a estar en ese lugar. Estoy hablando de esa épica primera vez que llegas a Hollow Bastion.

Antecedentes.

Eres Sora, el elegido, el poseedor de la Keyblade. Haz hecho una viaje junto con Donald y Goofy por diversas tierras para sellarlas, para alejarlas de la oscuridad. Estás buscando el “Kingdom Hearts“, el corazón de todos los mundos, pero sobretodo, también estás buscando a aquellos a quien más quieres, a esos amigos que tanto extrañas, que están perdidos y tienes que salvar.

Cuando jugué KH todo fue prácticamente mágico, tenía unos 11 años de edad y la verdad no tenía mucha experiencia en el loco mundo de los RPG, ni mucho menos los Final Fantasy. Pero, de alguna manera, KH logró atraerme con esa extraña combinación de personajes que proponía, ya que siempre me han gustado este tipo de historias. Argumentos como los Once Upon a Time, League of Extraordinary Gentlemen o Smash Bros., me gustan demasiado por esa amalgama loca que suelen generar como propuesta principal.

Así es como llegó a mí Kingdom Hearts. Es así como, después de liberar y proteger a todos esos mundos, llegué a Hollow Bastion.

El momento.

Cuando llegas a Hollow Bastion lo primero que ves es una discusión entre Rikku (amigo traicionero de Sora) y Bestia. En donde el primero se encuentra con la interrogante de cómo fue que llegó el bestial ser a ese mundo. ¿Y cómo llegó? Simple, CON HUEVOS. Bestia no sabe ni cómo está ahí, simplemente sabe que le robaron a la mujer que ama y que deseó con todas sus fuerzas el poder tener la posibilidad de recuperarla. Y ahí está, listo para luchar para ver su deseo cumplirse. Bestia cae a manos de Rikku, pero Sora llega a protegerlo de un fatídico final. Así, después de un intercambio de palabras entre los dos viejos conocidos, la keyblade te es arrebatada. Después de todo lo que viviste junto a ella, te la quitan, llega otro y reclama como suyo lo que te ha costado, lo que es tuyo, el resultado de toda la experiencia vivida, y no solo eso, Donald y Goofy te dan la espalda por cuestiones de deber real.

Pero no estás solo, ahí esta Bestia. Ahí está alguien que comparte contigo la meta común: Recuperar a aquellos a quienes quieres. Te levantas, agarras pelotas y sales adelante, decidido a recuperar todo aquello que es tuyo, todo aquello por lo que has luchado y que te han quitado en un abrir y cerrar de ojos. Entra la épica pieza de Hollow Bastion, miras el paisaje, miras a aquellas cascadas que van de abajo hacia arriba, te encuentras caminando sobre esas plataformas voladoras y a lo lejos está ese imponente castillo. Tu siguiente meta. Shit just got real.

De aquí todo va para arriba. Recuperar tu arma, a tus amigos, a tu destino. Luchar cara a cara con tu mejor amigo, aquel que ha sido consumido por la oscuridad, aquel que en su confusión se entregó al poder. Salvar a esas 7 princesas cuyo corazón es la clave de toda esta maraña argumental, salvar a tu Kairi, recuperarla. Salvar a todos los mundos. Y Dios, Maleficent. Jamás pensé que un personaje de Disney podría ser un villano tan imponente, pero lo logra. Maleficent es una perra, y la tienes que derrotar. Forma de dragón incluida.

En fin, todo lo que vives dentro del mundo de Hollow Bastion es épico, pero esa sensación que sientes al poner el primer pie ahí es incomparable. Esa sensación de perderlo todo, y no es solo eso, es que el juego realmente logra transmitírtelo, logra esa empatía con el jugador, hace que sientas tuya la aventura, que la vivas y que te lamentes cuando todo parece irse a la mierda en un solo instante. Eso es Kingdom Hearts, un juegazo como pocos.

¿Cuál ha sido tu momento más épico con Kingdom Hearts, Buttonero?

About these ads

4 replies »

  1. pues mi momento mas epico que siempre atesoro y que es mi parte favorita del juego es cuando sora se sacrifica y se claba la keyblade que abre los corazones para devolver su corazon a kairi, en el cual usan una muy hermosa melodia. Tambien cuando se le dice a ansem que el reino de los corazones no contiene oscuridad, sino luz y se la pela por culo >:D

  2. Uff, sí, ese momento de Sora/Kairi es bello, para un chamaco romántico de 11 años eso fue una cosa estremecescedora. Ese momento forma parte de Hollow Bastion, pero no lo mencione a detalle para ver si alguien más lo hacía :D

    Y lo de Ansem también tuvo lo suyo, vaya, después de Hollow Bastion todo es épico hasta los créditos.

    Saludos.

Buttoneros, opinen:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s