Baúl del Recuerdo #003: Medal of Honor Underground

Corría el otoño del 2000, el mundo se alistaba para entrar al nuevo milenio y dejar el siglo XX para pasar a una nueva era. En política México se preparaba para entrar en  la alternancia mientras Estados Unidos vivía una de sus elecciones más discutidas y manchadas de su historia. En los deportes, después de las olimpiadas de Sídney, el suceso que marcó el año fue la serie mundial entre los New York Yankees y los New York Mets, denominada la Subway Series. Mientras que en la música me decantaba por Nelly con Country Grammar, Eminen con Slim Shady, Dr. Dre con The Next Episode y con la mejor canción del año, Smooth de Santana y Rob Thomas.  Y MTV aun era un canal de música.

Sin embargo en ese año hubo algo que me marcó más que todo eso y aun tengo su huella en mí. Me refiero a Medal of Honor: Underground, segunda entrega (que sirvió de precuela) del afamado Medal of Honor.

Tanto PlayStation 2 como Dreamcast estaban desbancando al PSOne, al fin y al cabo  era el nuevo milenio y todos queríamos tener la consola de moda pero esto no fue pretexto para que en el último tirón Steven Spielberg de la mano de DreamWorks y Electronic Arts nos regalaran esta joya.

MoHU sobrepasa en todos los aspectos a su antecesor. En cuanto cuestiones técnicas si bien no es una maravilla si exploto al máximo la potencia de la consola. Por ejemplo tenemos niveles mas ‘interactivos’ en los cuales podíamos destruir parte del escenario (para los que recuerdan eso era una maravilla) como vasijas, jarrones, cristales y mesas. Si bien ahora en el 2012 eso lo hace cualquier juego en su tiempo era algo a destacar. Si, estábamos chavos y nos maravillaba eso.

Otra cosa técnica en lo que el juego brillaba era en la IA de los enemigos. El juego se desarrollaba durante la Segunda Guerra Mundial así que obviamente machacábamos Nazis a diestra y siniestra. Pero estos eran algo especiales por que dentro de las limitaciones de la época planeaban emboscadas, te atacaban sigilosamente dependiendo de la ocasión y de como jugabas. Por ejemplo si entrabas como Rambo a una habitación te masacraban pero si te ibas a la Snake ellos te buscaban hasta intentar acabar contigo.

Otra de las virtudes del juego es que ofrecía un amplio rango de escenarios donde visitábamos Francia, Grecia, el norte de África y Alemania. Y cada nivel ofrecía algo nuevo, por ejemplo en el norte de África debíamos de conseguir una cámara y un ‘disfraz’ de periodista para pasar desapercibo por las líneas Nazis mientras saboteábamos su operación. A Grecia somos enviados para ocuparnos de las fuerzas alemanas pero nos topamos con dos ejércitos los cuales están no la pensaran para acabarnos pero si somos cuidadosos estos dos grupos se mataran entre ellos sin que nosotros disparemos ni un solo tiro.

Aunado estas maravillas técnicas de la época y para una consola de salida tenemos la excelsa ambientación junto con una maravillosa banda sonora que nos atrapa desde el primer momento hasta el último disparo contra un cascanueces.

Así podemos estar destruyendo un tanque en medio de Paris o volándole los sesos a un perro bailarín en un extraño castillo alemán la música nunca defrauda. Como tampoco los escenarios que aunque carentes de detalles brindan la atmosfera perfecta.

Sin embargo un juego no es nada sin los sentimientos que provoca al estar con el. Tal vez no tiene la mejor historia, por que básicamente es un ve al punto A, mata, sigue al punto B, fin de la misión, un video y repite el proceso, pero la manera en que todo esta puesto sobre la mesa lo hace memorable.

En mi caso me fue el juego que me adentro de lleno a los FPS. Si, ya había jugado Doom, Wolfenstein y Goldeneye antes pero jamás lograron atraparme de la manera como lo hizo MoHU.

Me enseño a manejar las cámaras, a no ‘marearme’ mientras jugaba, a plantear estrategias a base de prueba y error. El juego cumplía con su objetivo de hacerme sentir un miembro de la Resistencia Francesa durante la ocupación de los Nazis. Si no destruía tanques, estaba saboteando sus operaciones en el norte de África, o me infiltraba en la guerrilla griega o bien destruía una planta de bombarderos y como olvidar el nivel bonus donde enfrento a soldados zombies, caballeros medievales, perros bailarines y malvados cascanueces. Epic Shit.

Es una lastima que MoHU no haya resistido la prueba del tiempo y muestre su edad pero sin duda siempre tendrá un espacio en mi corazón.

Si alguien esta interesado en volverlo a jugar y revivir viejas glorias lo puede comprar en la PS Store por cinco dólares.

Por último, les dejo una canción de ese mítico 2000.

About these ads

Etiquetas: , , , , , , ,

Categorías: Especiales.

Autor:elsamirsito

Gamer & Drinker

¡Síguenos!

Sigue nuestros comentarios y opiniones en todos lados.

Un Comentario en “Baúl del Recuerdo #003: Medal of Honor Underground”

  1. 12/10/2012 a 6:32 PM #

    Este juego es puro amor. Éste y su antecesor, fueron los primeros FPS que llegué a jugar, incluso antes de Golden Eye, ya que no tuve 64 en su época.

    Y sí, los perros pistoleros eran la pura onda.

Buttoneros Opinen:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.632 seguidores

%d personas les gusta esto: