Especiales

Baúl del Recuerdo #004: Crash Bandicoot

Hablar de Crash Bandicoot es hablar de algo enorme y legendario pero hay que ponerse en época. Estamos en esa nueva guerra PS/64, donde la gente se volvía loca en el demencial mundo de las 3 dimensiones con el fontanero bigotón. Fue en ese momento cuando este marsupial adicto a las wumpa nos ofreció un camino que parecía una evolución más natural para el género de plataformas, optando por lo que se conoció en su momento como “plataformas 2.5 D”. Así de loco. Este personaje fue el impulso necesario para que el PlayStation tuviera con qué hacerle frente al Nintendo 64 en ese apartado plataformero. Y hoy vamos a hablar de él un poquito porque nunca sobra recordar aquella gran primer aventura que le dio vida.

Siempre lo he pensado y ahora se los digo. Mario 64 podrá haber sido una revolución y armó un movimiento enorme para el género de plataformas, pero, a mí -que había pasado incontables horas frentes su All-Stars, Super Mario World y Yoshi’s Island- me pareció una experiencia totalmente ajena a todo lo que sabía y conocía del personaje, tanto que no me fue suficiente para rogar -como buen 6 añero que era- para que me compraran un Nintendo 64. Buen juego sí es, pero las primeras veces que lo jugué me supo a todo menos a un Mario Bros. en toda regla.

Por otra parte, ahí estaba el buen Crash Bandicoot con un jueguito que tenía una facha más familiar y que se sentía como el paso perfecto de una generación a otra. Sus niveles lineales te recordaban perfectamente a los niveles laterales de la generación pasada, y lo mejor, ¡También tenia niveles de acción lateral! Lo que creaba el sentimiento perfecto de novedad y tradición en un paquete, que además, ofrecía una locura no vista antes en los juegos del fontanero. Claro, solo una compañía como Naughty Dog podía lograr algo así.

-¿Qué cosa tan fea es ésta?-

Crash Bandicoot no rompía el molde, no sentó las bases para ninguna revolución generacional. Simplemente tomó lo que había hecho grande al género plataformero en la generación anterior y lo tradujo a unos cuantos polígonos.  Y qué divertido fue el resultado. El título era una gozada jugable. Con sus niveles coloridos, jefes interesantes y un sistema de juego simple. Tal como los juegos de antes. No te tenías que preocupar por una cámara traicionera, ni por triples saltos, ni nada. Corre, brinca y da vueltas. Era todo lo que necesitabas saber y eso era suficiente.

Como cereza del pastel teníamos una dificultad para hombres leñadores muy peludos, ya que acabar el juego al 100% era una tarea hecha a base de prueba y error, y vaya que lo era.  Terminarte cada nivel, sin perder una sola vida y con todas las cajas, era un trabajo que requería unas pelotas de un tamaño considerable. Y qué pelotudo se sentía uno al lograr salvar a esa marsupial voluptuosa al final de la aventura. Te hacía sentir digno de ver esos créditos correr.

Por cierto. ¿Ya conocían a la versión prototipo del juego?

Una cosa que me gustó mucho de Crash Bandicoot es que realmente se sentía como una aventura temática. Mientras que en secuelas posteriores teníamos un buffet de niveles, en este título se realizaba una travesía por esas tres islas. Esto no hacía más que crear una ilusión de viaje y descubrimiento. Empezamos en una playa llena de cangrejos y terminamos en unas fábricas bien locas y luchando por nuestra vida en esos niveles finales bien sádicos.

Claro, después vendría Cortex Strikes Back para llevar todo a un nivel insuperable, y de ahí tendríamos a Warped! para cerrar una de las mejores trilogías plataformeras de toda la historia. Pero el primer Crash Bandicoot siempre será muy especial, ya que parecía ser más grande que la vida misma la primera vez que llegó a nosotros, y hoy en día sigue siendo de lo mejorcito que puedes jugar. Y eso es mucho decir en un mundo donde tenemos títulos como Donkey Kong Country y la trilogía original de Ratchet and Clank.

¡Crash, tú antes eras chévere!

About these ads

9 replies »

  1. Cuantos buenos recuerdos con Crash, ese juego estaba de locos. Y como mencionas solo se fue superando en las otras dos entregas (aunque los juegos de kart, mmmm bueno, esos no cuentan pero si era bien chingon pegar de brincos con este marsupial. Excelente baul.

    Vaya, ya me siento viejo =/

  2. Put* m*dre, voy a llorar. Abrázame @elsamirsito :’(
    Que recuerdos, no puedo evitar transportarme a esa época en donde nada me preocupaba más que jugar y jugar (y que no se quemara el PlayStation)
    Muchos siempre van a argumentar que Crash es una copia o un intento de derrocar a Mario, pero la verdad tuvo más que ofrecer que una simple imitación.

    PD. No vayan a mencionar el Crash Bash.

  3. Todavia me encanta el crash, es verdad que era una copia de otros juegos, pero tenia su propia personalidad!! Voy a descargarme de la store para jugarlo en la psp, y ojala vuelva a nosotros algún día como descargable siquiera.. Pero con lo de activision esta jodido :S

Buttoneros, opinen:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s